Bajar peso con la fase reactiva del método ACN

Bajar peso con la fase reactiva del método ACN 2018-03-28T11:11:26+00:00

Bajar peso con la fase reactiva del método ACN

Consideraciones que debes tener en cuenta

Mi experiencia con los pacientes se ha extendido hasta los 5 meses. En ese tiempo hubo casos que llegaron a perder hasta 42 kilos de peso corporal.. Ten en cuenta que dos de ellos necesitaban perder en total 55 kilos. Es importante acotar que esto se ha podido lograr mediante un seguimiento constante de los pacientes y con la realización de análisis de sangre periódicos.
Usar el Método ACN para bajar peso con diabetes de tipo 1 no se recomienda. Mi experiencia me demuestra que la respuesta es mínima y es de muy difícil control. En el caso de presentar gota, debes tener en cuenta que puede exacerbarse y te recomiendo seguimiento médico. También hay que controlar, principalmente en las mujeres, la presencia de hipotiroidismo; en caso de tenerlo, debes tratarlo primero y luego puedes acceder a la dieta.
Así es. Aquellos pacientes que presentan hipertensión arterial secundaria a la obesidad, diabetes de tipo 2 o apnea de sueño se verán muy beneficiados con la dieta. Lo mismo ocurrirá con todos aquellos que estén padeciendo dolores articulares como producto del sobrepeso.
También se han logrado magníficos resultados con las mujeres en edad fértil que tenían dificultades para lograr quedar embarazadas. No podemos dejar de lado que la obesidad es una enfermedad, y si no la elimina, como te expliqué, tienes grandes riesgos de padecer hipertensión arterial, accidentes cerebrovasculares, cuadros depresivos, complicaciones cardiovasculares, óseas, metabólicas, etc.
Bajo ningún concepto, solo necesitarás tener un contacto más asiduo con tu médico de cabecera, ya que en muy poco tiempo tendrás que valorar disminuir la dosis de tu medicación.
No es habitual, pero puede darse, principalmente durante las primeras 48 horas, hasta que el organismo comience a utilizar a las grasas como su principal fuente de energía; es decir, después de que se hayan agotado las reservas de glucógeno en el hígado. En esta etapa se puede presentar dolor de cabeza (cefalea) e hipotensión, lo que percibirá con sensación de vértigo o mareo.
Sugiero que utilices, en el caso de cefalea, el medicamento que acostumbras. Puedes también —en caso de que no lo tengas contraindicado— utilizar 400 mg de ibuprofeno o 500 mg de ácido acetilsalicílico. Para la hipotensión te sugiero aumentar la ingesta de agua y ver si no estás utilizando muy poca cantidad de sal marina con las comidas. Es el tipo de sal que se le indica para las tres fases del Método ACN, esto se debe a que es rica en los micronutrientes que el organismo necesita, y no solo en sodio, como la sal de mesa, que tal vez es la que acostumbras a consumir.
Los principales efectos secundarios que pueden aparecer son los siguientes: halitosis (mal aliento), estreñimiento, calambres (muy raro), cambios menstruales, crisis de gota (en casos puntuales) y diarreas, también atípico.
Halitosis: no se puede evitar. Bajar peso con la utilización de los lípidos como fuente de energía provoca en el organismo una ligera cetosis; sentirás tu aliento similar al que tienes al despertarte por la mañana. Te sugiero que utilices algún espray oral de los que hay a la venta en las farmacias para el aliento. Puedes también masticar chicles que no contengan azúcar.
Estreñimiento: en caso de padecerlo te recomiendo que aumentes la ingesta de agua, en lo posible «dura» (rica en magnesio), y que consumas acelga hervida y espinaca. De persistir, te recomiendo un complemento oral de magnesio (100- 150 mg/día). Debido a su capacidad osmótica (arrastra agua hacia el interior del colon), tiene efecto laxante.
Las necesidades diarias de magnesio para las mujeres adultas están en los 300 mg, y para los hombres, en los 400 mg, y tendrías que cubrirla con la alimentación que te indico. Recuerda que también los lácteos y las carnes son fuentes de magnesio.
Calambres: generalmente se deben a déficit de potasio o magnesio. Es necesario que valores si estás comiendo las verduras indicadas en esta fase: endibia, brócoli, col de Bruselas, espinaca, acelga, coliflor, calabacín, brotes de soja, champiñón, setas, lechuga y berenjena, junto a las proteínas indicadas y los lácteos. Ten en cuenta que tanto las verduras como las proteínas animales que hallarás en negritas son las que tienen mayor cantidad de potasio. Si los calambres continúan, necesitarás un complemento oral de potasio (500-1000 mg/día) y tal vez de magnesio (100- 150 mg/día).
En el caso del potasio, recomiendo un consumo de 3500 – 4500 mg diarios, estas necesidades tendrías que cubrirlas con la alimentación que te indico.
Alteración en el ciclo menstrual: se debe a que están disminuyendo las reservas de grasas, las cuales participan en la regulación del estrógeno. Al hallarse este disminuido, se genera un retraso menstrual, que tiende a normalizarse en la Fase de estabilización del Método ACN.
Crisis de gota aguda: estaríamos en presencia de un paciente con antecedentes de presentar esta enfermedad, o con altos niveles de ácido úrico, que termina acumulándose en las articulaciones en forma de cristales, provocando un proceso inflamatorio doloroso. Te sugiero que acudas a tu médico para diagnóstico y tratamiento.
Diarreas: ten en cuenta que los pacientes que las han padecido se caracterizaban por tener una dieta previa pobre en fibras y en vegetales. Y durante la implementación del Método ACN estarás consumiendo un promedio de 500 gramos diarios de verduras, en ocasiones esa «nueva» alimentación acelera demasiado el tránsito intestinal, es como todo, cuestión de acostumbrarse, incluso a una alimentación saludable.
Si las deposiciones han sido reiteradas en el día, te sugiero que tomes sales de rehidratación oral, de venta libre en cualquier farmacia. Debe beberlas en pequeñas cantidades y con regularidad durante las siguientes horas (mínimo 6 horas bebiendo solo las sales de rehidratación); de esta manera tu medio interno se estabilizará en menos tiempo. Luego comienza a consumir una dieta astringente en pequeñas cantidades (agua de arroz, sopa de fideos finos, y paulatinamente irás agregando arroz hervido, pan blanco tostado, pollo o pescado hervido, etc.). Si en un par de días no regresaron las diarreas, retoma la dieta por donde la dejaste y ve incorporando las verduras en menor cantidad hasta que regules tu intestino.
Las indicaciones están referidas exclusivamente a los pacientes que relacionan las diarreas con la nueva ingesta alimentaria. Si tu cuadro se acompaña de fiebre, vómitos, malestar general o escalofríos, entre otros síntomas, acude a tu médico para descartar algún proceso viral o bacteriano.
Durante la Fase reactiva, si se siguen todas las indicaciones de la dieta, no sería necesario. En caso de presentar estreñimiento o calambres, he indicado unas cantidades mínimas de magnesio y potasio, ya que con la ingesta diaria tendría que estar cubierto.
Lo mismo ocurre con el calcio. Las necesidades diarias para mujeres y hombres adultos sanos están en los 800 mg/día, y están cubiertas con los alimentos que se le indican en las tres fases del Método ACN. En caso de que tu médico te haya indicado un suplemento oral de calcio, continúa tomándolo.
Le diría que más que necesario es imprescindible, tanto el análisis de sangre previo, como los análisis evolutivos. En él, probablemente hallará que todo está normal, pero tenga en cuenta que ante ciertos resultados alterados no debe comenzar el Método ACN sin previa consulta con su facultativo; por ende, mi indicación es que no comience esta dieta, ni ninguna otra, por más que la considere saludable, eficaz e ideal para usted, sin antes saber en qué condiciones se encuentra su organismo.
Ver

Mi análisis de sangre debe contener los siguientes elementos

Vamos al siguiente paso....
Ver